El vino tinto ya no parece tan saludable como antes


En un segmento de 1991 de 60 Minutes, el corresponsal de CBS Morley Safer preguntaba cómo podía ser que los franceses disfrutaran de alimentos ricos en grasas como el paté, la mantequilla y el queso Brie triple crema, y, sin embargo, tuvieran tasas más bajas de enfermedades cardíacas que la gente en Estados Unidos.

“La respuesta al enigma, la explicación de la paradoja, podría estar en esta copa tentadora”, dijo Safer, levantando una copa de vino tinto a los espectadores.

Los médicos creían, dijo Safer, que el vino tenía un “efecto de lavado” que impedía que las células formadoras de coágulos se adhirieran a las paredes de las arterias. Esto, según un investigador francés que aparecía en el segmento, podría reducir el riesgo de una obstrucción y, por lo tanto, el riesgo de un ataque cardíaco.

En aquel momento, varios estudios habían apoyado esta idea, dijo Tim Stockwell, epidemiólogo del Canadian Institute for Substance Use Analysis. Y los investigadores estaban descubriendo que la dieta mediterránea, que tradicionalmente fomentaba beber una copa o dos de vino tinto con las comidas, period una forma de alimentación saludable para el corazón, añadió.

Pero no fue sino hasta que se emitió el segmento de 60 Minutes que la concept del vino tinto como una bebida saludable virtuosa se hizo “viral”, dijo.

En el año posterior a la emisión del programa, las ventas de vino tinto en Estados Unidos aumentaron un 40 por ciento.

Tomaría décadas para que el resplandor del halo saludable del vino se desvaneciera.

La posibilidad de que una copa o dos de vino tinto pudieran beneficiar al corazón period “una concept encantadora” que los investigadores “acogieron”, dijo Stockwell. Encajaba con el cuerpo más grande de evidencia que en los años 1990 vinculaba el alcohol con la buena salud.

En un estudio de 1997 que siguió a 490.000 adultos en Estados Unidos durante nueve años, por ejemplo, los investigadores encontraron que quienes reportaron tener al menos una bebida alcohólica al día tenían un 30 a 40 por ciento menos de probabilidad de morir por enfermedades cardiovasculares que los que no bebían. También tenían un 20 por ciento menos de probabilidad de morir por cualquier causa.

Para el año 2000, cientos de estudios habían llegado a conclusiones similares, dijo Stockwell. “Pensé que la ciencia se había pronunciado”, dijo.

Pero algunos investigadores habían estado señalando problemas con este tipo de estudios desde la década de 1980 y cuestionaban si el alcohol period responsable de los beneficios que veían.

Tal vez los bebedores moderados eran más saludables que los no bebedores, dijeron, porque eran más propensos a ser educados, adinerados y físicamente activos, y period más possible que tuvieran seguro de salud y comieran más verduras. O tal vez, agregaron estos investigadores, period porque muchos de los “no bebedores” en los estudios eran en realidad exbebedores que habían dejado el alcohol porque habían desarrollado problemas de salud.

Kaye Middleton Fillmore, investigadora de la Universidad de California en San Francisco, estaba entre aquellos que instaban a un mayor escrutinio de la investigación. “Es deber de la comunidad científica evaluar cuidadosamente esta evidencia”, escribió en un editorial publicado en 2000.

En 2001, Fillmore convenció a Stockwell y a otros científicos para que la ayudaran a examinar los estudios anteriores y a volver a analizarlos de maneras que pudieran tener en cuenta algunos de estos sesgos.

“Voy a trabajar contigo en esto”, recordó haberle dicho Stockwell a Fillmore, quien falleció en 2013. Pero “period realmente escéptico de todo el tema”, dijo.

Resultó que el equipo halló un resultado sorprendente: en su nuevo análisis, los beneficios previamente observados del consumo moderado habían desaparecido. Sus hallazgos, publicados en 2006, llegaron a los titulares por contradecir el saber common: “Estudio pone un corcho en la creencia de que un poco de vino ayuda al corazón”, informó Los Angeles Instances.

“Esto molestó a mucha gente”, dijo Stockwell. “La industria del alcohol tomó grandes medidas y gastó mucho dinero para contrarrestar este mensaje bastante incómodo que estaba surgiendo”, agregó. Al cabo de unos meses, un grupo financiado por la industria había organizado un simposio para debatir la investigación, e invitaron a Fillmore.

En notas que Stockwell conservó, Fillmore escribió que la discusión fue “acalorada e intensa, tanto que sentí que necesitaba quitarme el zapato, y golpearlo sobre la mesa”.

Y cuando dos organizadores de la conferencia publicaron un resumen del simposio que decía que “el consenso de la conferencia” period que el consumo moderado de alcohol estaba asociado con una mejor salud, Stockwell dijo que Fillmore “estaba furiosa” de que sus puntos de vista no estuvieran representados.

Desde entonces, muchos más estudios, incluyendo uno que Stockwell y sus colegas publicaron en 2023, han confirmado que el alcohol no es la bebida saludable que una vez se creyó.

En 2022, unos investigadores informaron noticias aún más graves: no solo no había beneficio cardiovascular al beber alcohol, sino que incluso podría aumentar el riesgo de problemas cardíacos, dijo Leslie Cho, cardióloga de la Cleveland Clinic.

Hoy en día, más y más investigaciones muestran que incluso una bebida al día puede aumentar las posibilidades de desarrollar condiciones como presión arterial alta y ritmo cardíaco irregular, y que ambos pueden llevar a un derrame cerebral, insuficiencia cardíaca u otras consecuencias para la salud, dijo.

Y las conexiones del alcohol con el cáncer son claras, algo en lo que la Organización Mundial de la Salud ha estado insistiendo desde 1988.

Ese es un mensaje muy diferente del que los pacientes podrían haber escuchado de sus médicos durante años, reconoció Cho. Pero el consenso ha cambiado.

No hay cantidad de alcohol que sea segura, han dicho la OMS y otras agencias de salud, independientemente de si está bebiendo vino, cerveza o licor.

Cuando asesora a sus pacientes con cáncer, Jennifer L. Hay, científica conductual y psicóloga de la salud en el Memorial Sloan Kettering Most cancers Heart en la ciudad de Nueva York, dijo que muchos están “absolutamente sorprendidos” al saber que el alcohol, incluido el vino, es un carcinógeno. En un estudio de 2023, los investigadores encuestaron a casi 4000 adultos estadounidenses y encontraron que solo el 20 por ciento sabía que el vino podía causar cáncer, en comparación con el 25 por ciento que sabía que la cerveza podía tener ese efecto y el 31 por ciento que sabía que el licor podía ser carcinógeno.

Los pacientes de cardiología de Cho a menudo se sorprenden cuando ella sugiere que reduzcan el consumo de alcohol, incluido el vino. “Se quedan como, ‘¿Qué? Pensé que se supone que protegía contra las enfermedades cardíacas’”, dijo.

El vino tinto contiene compuestos llamados polifenoles, algunos de los cuales pueden tener propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Pero ningún estudio, incluyendo décadas de investigación sobre un polifenol llamado resveratrol, ha vinculado de manera definitiva las cantidades que se obtienen del vino tinto con la buena salud, dijo Cho. Y no hay evidencia sólida de que el vino sea menos dañino que otros tipos de alcohol, agregó.

“Eso puede ser realmente difícil de escuchar”, reconoció Hay.

Siempre que le cube a la gente que estudia los riesgos del alcohol, “cae un humor sombrío en el ambiente”, dijo.

Pero Hay y otros investigadores no sugieren una “prohibición” del alcohol, añadió. Solo quieren que la gente esté informada sobre los riesgos.

Y para la mayoría de las personas, está bien disfrutar de una copa de vino de vez en cuando, dijo Cho.

Pero no ayuda a su corazón, dijo. “Es hora de abandonar esa creencia”.

Alice Callahan es una reportera del Instances que cubre nutrición y salud. Tiene un doctorado en nutrición de la Universidad de California, Davis. Más sobre Alice Callahan




0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x